El Día Después De Navidad: Tips Para Mantenerse En Forma

El día después de Navidad es sin duda el mejor del año. Después de la cena y los regalos de la noche anterior, es un día especial para disfrutar de excelente compañía. Pero también son fechas complicadas para un atleta.

No todos tienen la opción de decidir qué será parte del menú navideño. Si vas a la casa de un familiar o amigo, tendrás que conformarte con lo que haya sobre la mesa.

Entre la comida tentadora y las bebidas, ¡es difícil resistirse! Mantenerse en forma es bastante complicado. Pero, por suerte, no es imposible.

Probablemente no podrás librarte de las tentaciones por lo que queda del mes. Entre las sobras, los dulces y la llegada del año nuevo, la comida poco saludable continuará en tu radar.

Aun así, puedes evitar sentirte como Santa Claus incorporando algunos cambios a tus hábitos navideños.

¿Cómo y cuándo comenzar? Nuestra sugerencia: el día después de Navidad.

 

¿Qué Comer El Día Después De Navidad?

Entre las comidas grasosas y las bebidas alcohólicas, quizá lo menos que pienses tras el 24 es en comer. Pero llega un nuevo día, y lo peor que puedes hacer es dejar de alimentarte e hidratarte correctamente.

Al llegar el día después de Navidad, lo primero que debes hacer es prepararte para beber mucha agua. Llena tu botella de Polar Bottle con agua fresca, y asegúrate de beber tanto como tu cuerpo lo requiera. Unos batidos de frutas o un té tibio también serán de gran ayuda para desintoxicar tu cuerpo.

Esto es especialmente importante si bebiste alcohol el día anterior, o si comiste en exceso. Recuerda que las bebidas alcohólicas tienden a deshidratar el cuerpo y a hacerte comer más. Igualmente, es importante purgar a tu cuerpo de la abundancia de alimentos.

A la hora de comer, intenta decirle no a las sobras de la noche anterior. Aún si no puedes librarte por completo, asegúrate de comenzar el día consumiendo frutas, y opta por alimentos más saludables. Incluye vegetales y proteínas en tu menú del día, siempre con moderación.

Lo más importante que debes recordar: ¡no te saltes ninguna comida!

Para resarcir el daño de la cena navideña no es necesario dejar de comer el día después de Navidad. Lo que necesitarás es mesura e incluir opciones saludables. Evita el exceso de dulces, y no comas de más.

 

¿Debo Entrenar?

¿Te fuiste a descansar tarde, o aún te sientes lleno después de la comilona del día anterior? Lo más probable es que no te provoque salir a entrenar el día después de Navidad.

Aun así, no es mala idea darle un poco de movimiento a tu cuerpo para ayudarlo a recuperarse.

Si tienes la oportunidad de realizar 30 a 45 minutos de entrenamiento intenso, ¡excelente! Si no es así, una caminata será igualmente útil.

Esto se debe a que tu cuerpo necesita una correcta oxigenación para eliminar toxinas. Mantenerte en movimiento y respirar adecuadamente pueden ayudarte a lograrlo.

Aunque el descanso es sumamente importante, recuerda que únicamente puedes quemar calorías moviéndote. Si no logras apartar unos minutos para entrenar, ayuda en casa limpiando, arreglando o realizando algún quehacer.

 

¿Qué Hacer Durante Los Días Siguientes?

En los días posteriores, puedes incrementar la cantidad de ejercicio que realizas progresivamente para agilizar el proceso de recuperación.

Para mantenerte animado, puedes unirte a retos de Strava y medirlos con tu reloj deportivo Garmin. Ser parte de una comunidad activa te permitirá tener más incentivos para mantenerte en movimiento.

También puedes planear con antelación una semana de entrenamientos. Al prepararte y tener metas a corto plazo, el proceso de mantenerse en forma será más sencillo.  

Igualmente, de ser posible, anótate en competencias locales. Participar en una carrera o maratón puede ayudarte a perder calorías extras y estar listo para retos futuros.

Por otra parte, cuida muy bien tu alimentación.

Se acerca el fin de año, y con él más banquetes y bebidas que pueden afectar tu salud. Lo mejor que puedes hacer es prepararte con tiempo. Toma previsiones y ejerce mucho autocontrol.

Estos son algunos tips que puedes seguir para aminorar el daño después de las grandes comidas:

  • No te saltes comidas antes de la cena: en lugar de ayunar para comer más en el banquete, aliméntate bien durante el desayuno y el almuerzo.         
  • Mantente hidratado: toma abundante agua durante el día y al momento de la cena. Esto puede ayudarte a comer solamente lo necesario.
  • Limita la ingesta de alcohol y refrescos: recuerda que estas bebidas aumentan tu disposición a comer más.
  • Come lentamente: esto te permitirá controlar la cantidad de comida consumida, y digerirla mejor.
  • Sé activo: ayuda a poner la mesa, servir, limpiar, baila, etc. En lugar de quedarte sentado durante toda la noche, ¡muévete!

Por último, ¡relájate! ¡A disfrutar de la Nochebuena y el día después de Navidad!

 

¡Felices fiestas!

 

Deja un comentario